Historia de vida: Logrando mis sueños

Laura “la peli roja” como cariñosamente la llaman sus amigas, es una joven de 19 años de edad que está comenzando el proceso de independización tras vivir 7 años en la Aldea de Rionegro con su madre Nubia, y sus hermanos Bryan, Andrés, Luz Neida, Juan Pablo y Aura Cristina.
El afecto de Nubia su madre, combinado con unas normas familiares claras, hicieron de Laura, una joven autónoma, con criterio y determinación para tomar decisiones y hacerlas respetar.

laura1.jpg
Laura
Sus logros empezaron a principios del año 2014 debido a que sus resultados académicos en el año 2013 no fueron los esperados, Laura perdió el grado décimo y con esta situación se estancaba la posibilidad de iniciar su preparación para la independización.

El haber perdido el año escolar la afectó a nivel emocional, sin embargo también la motivó a proponerse ser la mejor alumna, comenzó a planear muy bien su tiempo, dedicaba muchas horas al día a cumplir con sus múltiples responsabilidades académicas, decidió cambiar de institución educativa e iniciar el año 2014 con toda la energía necesaria para culminar sus últimos años de estudio de manera positiva; además ingresó a estudiar inglés en una Caja de Compensación en el municipio de Rionegro dedicándole  dos tardes a la semana.
Laura comenzó a mostrar los resultados de todo su proceso en la Aldea, donde sus hermanos de casa y su madre SOS, jugaron un papel definitivo. Finalmente su dedicación en el estudio, llevó a su coordinadora académica a promoverla al grado 11.

Lo más significativo para Laura, fue el día de su grado como bachiller, cuando en una ceremonia sencilla en compañía de Nubia, su madre SOS, recogían los frutos de muchos años de esfuerzo y estudio. “La peli roja”, se veía radiante, al conseguir lo que  tanto había soñado, y expresaba: “No sé qué hacer con tanta felicidad”.

Laura, vive ahora con su hermana en la ciudad de Medellín ubicada a una hora del municipio de Rionegro, recibe visitas por parte de la trabajadora social del programa, a quien le manifiesta que tiene sentimientos encontrados de nostalgia por no estar en la Aldea, y de alegría por tener la posibilidad de volar a otros rumbos donde se demostrará a sí misma y a los otros, que seguirá luchando por sus sueños y por ser una persona de bien, autónoma y responsable de sus actos y de su vida. Reconoce la importancia que tuvo el programa y su familia  SOS, en su niñez y su adolescencia.

Laura “La peli roja” es una joven tranquila, segura de sí misma y con un proyecto de vida claro; reflejando en sus ojos, el brillo y energía, del color de su cabello rojizo.