1 de cada 10 niños en el mundo crecen solos

Aproximadamente 220 millones de niños en el mundo crecen sin la protección de una familia o están en riesgo de perderla. Es decir, 1 de cada 10.

Crecer lejos de un entorno familiar, sin protección y afecto, trae consigo consecuencias desfavorables en el desarrollo de los niños y niñas. Por tal motivo lanzamos recientemente la campaña internacional “Ningún niño nace para crecer solo”, para alertar sobre este tema y promover que se destinen todos los esfuerzos necesarios para asegurar el derecho de los niños a vivir en familia.

 

La familia tiene un papel preponderante en la garantía del cuidado, bienestar y protección de los niños, por ser el espacio natural para su crecimiento y desarrollo, particularmente en sus primeras etapas de vida. La familia representa el mejor lugar para que los niños crezcan. Sin entornos protectores que promuevan el desarrollo de las capacidades y competencias de los niños, su integridad personal y desarrollo integral está en riesgo. Además, sus posibilidades de vivir una vida adulta de forma autónoma, segura y responsable, a la que tienen derecho, decrecen considerablemente.

 

Nuestro nuevo informe titulado “El efecto del cuidado”, refleja las consecuencias negativas que viven los niños y niñas que no reciben un cuidado de calidad. Allí se menciona cómo esto impacta negativamente a la sociedad. Millones de niños en situaciones de vulnerabilidad llegan a la vida adulta careciendo de oportunidades para su desarrollo integral, como el acceso a la vivienda, estudios, acceso a empleo digno y decente, así como espacios de participación y capacitación, lo que dificulta que puedan convertirse en ciudadanos activos y miembros participantes contribuyentes de la sociedad.

 

Los Estados deben destinar una mayor inversión para apoyar la atención individualizada tanto a las familias como a los niños y niñas que se encuentran en circunstancias vulnerables. Los niños tienen derecho a una familia protectora y afectiva, a ser niños y disfrutar de su infancia. Hay un valor inherente en la infancia que debe ser protegido por todos los miembros de la sociedad.

 
 
Conoce el video de nuestra campaña dando click aquí: