Crece violencia contra la niñez
Maltrato Infantil – 8. agosto 2011

Crece violencia contra la niñez

URGE REFORZAR PROTECCIÓN EN EL ÁMBITO FAMILIAR

Diariamente 3 niños, niñas y adolescentes son asesinados, 38 son víctimas de maltrato físico en el seno familiar, 65 son heridos en las calles y 47 sufren violencia sexual. Así lo registra el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF). Sin embargo, según la misma entidad, el subregistro en la información puede llegar al 70%, ya sea porque no se interpone la denuncia o porque se desiste de la valoración-médico forense.

“En Colombia se tiene que acabar tanto asesinato de niños y niñas, porque mientras exista un solo niño que aguante hambre, que no tenga educación, que sea violentado o asesinado, los adultos tenemos que sentir vergüenza, empezando por los gobernantes”1 , manifestó el Vicepresidente de la República, Angelino Garzón.
Ángela Rosales, Directora Nacional de Aldeas Infantiles SOS Colombia, organización internacional que trabaja en la protección de los niños y niñas que han perdido el cuidado de sus padres, o están en riesgo de perderlo, dijo que estos datos son una voz de alerta frente a las graves situaciones que vive la niñez en el país. “Este informe nos confirma que es imperante la necesidad de fortalecer a las familias, en aras de proteger a la infancia, propender por una crianza desde la prevalencia de sus derechos y motivar una educación para el desarrollo humano sostenible. En Aldeas Infantiles nos hemos enfocado en apoyar a niños, niñas y jóvenes para evitar que sean vulnerados sus derechos, a través del trabajo con familias y comunidades”2 .

De acuerdo con Ángela Rosales, “la violencia contra la niñez no es un fenómeno nuevo ni en la esfera familiar ni en la comunidad. Los golpes aún son considerados como formas educativas y son avalados por las costumbres y la crianza basada en la vieja idea de que ‘la letra con sangre entra’”. En el más reciente informe Forensis, que recoge los datos oficiales sobre la violencia en Colombia en el año 2010, los datos de maltrato y violencia infantil son extremadamente altos. El año pasado, los niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de 1.248 casos de homicidio, 23.587 de violencia interpersonal, 13.731 de violencia intrafamiliar y 17.318 de violencia sexual.
De acuerdo con la investigación, algunas cifras aumentaron, como es el caso del homicidio, pero otras como la violencia intrafamiliar y el abuso sexual disminuyeron, en especial en las zonas rurales, lo que llama la atención del INMLCF, que advierte que esto se pudo presentar por los pocos medios y formas de denuncia que hay en esas regiones del país.

Homicidios en menores de edad, una cifra en aumento

Si bien en el 2010 la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes fue menor en el país con respecto al 2009, en el caso de los niños, niñas y adolescentes aumentó. Mientras que el rango de edad entre 0 y 4 años presentó una disminución de 13 casos, el comprendido entre los 5 y los 17 años fue todo lo contario. En el siguiente cuadro se presentan detalladamente los casos de homicidios, separados por sexo y rango de edad:

Crece violencia contra la niñez

La familia, la principal agresora De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, revelada por Profamilia en el año 2010, el 81.4% de las agresiones contra los niños y las niñas ocurre en el hogar y en el 62.4% de los casos de maltrato infantil los agresores son sus progenitores.

De acuerdo con el Forensis, en el 2010 la violencia intrafamiliar en contra de los niños, niñas y adolescentes3 tuvo una leve reducción de 363 casos con respecto al 2009. Así, mientras que el año pasado se registraron 13.731 situaciones de maltrato, en el 2009 se reportaron 14.094.

Contrario a los casos de homicidio, donde los niños son las mayores víctimas, en el contexto familiar las niñas son las que presentan mayor riesgo de ser maltratadas, tal y como se describe en el siguiente cuadro:

Crece violencia contra la niñez

“En el ámbito familiar, que debe ser el de mayor protección y amor, es por el contrario donde se presentan las mayores agresiones”, afirmó Rosales, al advertir que una de las razones por las que se puede seguir presentando esa fuerte tendencia de maltratar más a la niña que al varón en el seno familiar, obedece a un “orden” que se extiende a las mujeres de todas las edades.

“Las mujeres han conseguido grandes logros: más y mejores trabajos y sueldos, incursión en la vida política, ser reconocidas como cabezas de familia, acceder a la formación académica, entre otras metas, las cuales son más del ámbito público, donde se ha reclamado con más vehemencia la inclusión de la mujer. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de la esfera privada, donde se concentra la familia. Vemos que en estos espacios las mujeres siguen siendo vulneradas, maltratadas y violentadas física, sexual y sicológicamente. Esto indica que aún existen modelos culturales que ‘normalizan’ la violencia contra la mujer. El gran reto de los Objetivos del Milenio y de las naciones de hoy es darle un nuevo significado al rol de la mujer en la familia, apoyar y promover su autonomía”, manifestó la Directora de Aldeas Infantiles SOS Colombia.

De acuerdo con la información de Forensis 2010, los mayores agresores son los padres, con 4.549 casos registrados; seguidos por las madres, con 4.023 sucesos, y los padrastros, con 1.197. El documento también nombra como responsables del maltrato a “otros familiares civiles o consanguíneos”, con 1.150 casos, y tíos o tías, con 804.

En cuanto al lugar de ocurrencia, el primer escenario es la vivienda, con 8.520 casos; la calle, con 1.256, y la vía pública, con 445.

Violencia sexual infantil, una guerra sin tregua

Las cifras de niños, niñas y adolescentes que son víctimas de esta situación siguen siendo preocupantes y demuestran que este tipo de violencia tiene una especial víctima: las niñas.

Así, mientras un niño sufre de violencia sexual, ocurre lo mismo con cinco niñas. Ángela Rosales señala que varios estudios muestran cómo la violencia sexual deja en la niña consecuencias físicas, y psicológicas. “La niña experimenta miedo, está confundida, no sabe por qué le pasó eso y llega a sentirse culpable, por lo que muchas veces decide callar. Es importante que los padres de familia y encargados de los niños, niñas y adolescentes aprendan a identificar señales de violencia sexual, tales como ardor al orinar, miedo ante el agresor y pesadillas, entre otros”.

Según Forensis, en el 2010 se presentaron más de 16.000 casos de violencia sexual en niños, niñas y adolescentes; sin embargo, según la misma entidad, el subregistro de la información en el tema de delitos sexuales, lesiones y otras formas de violencia puede llegar al 70%, ya sea porque no se interpone la denuncia o porque se desiste de la valoración-médico forense.

Crece violencia contra la niñez

¿Qué pasa con el resto de víctimas? De acuerdo con Carlos Eduardo Mendoza, abogado penalista, “el conducto regular es la denuncia ante la Fiscalía y después la asistencia técnico científica de Medicina Legal; sin embargo, un alto porcentaje de los padres o adultos, responsables de los niños y niñas que sufren de abuso sexual se quedan solo en el primer trámite”. Esta afirmación tiene congruencia con los datos del Forensis, los cuales revelan que la mayoría de los casos de violencia sexual fueron perpetrados por alguien cercano. En el 2010, el 34,86% de los victimarios fue un familiar, seguido de otros conocidos, con un 32.53%.

La comunidad, otro ámbito de violencia

El Forensis también recoge los datos sobre las veces que los niños fueron agredidos en la calle. Para el año 2010, ocho niños y niñas fallecieron en estos casos, tipificados como “violencia interpersonal”.


Crece violencia contra la niñez

Algunas de las causas que proporciona el Forensis para explicar el involucramiento de los niños, niñas y adolescentes en la violencia interpersonal tienen que ver con el llamado “matoneo”. “Las altas tasas asociadas a los menores de edad pueden deberse a un fenómeno que está haciendo carrera en nuestro medio: el llamado ‘matoneo’ o ‘bullying’ en las aulas escolares y la vinculación cada vez a más temprana edad de los jóvenes a las llamadas barras bravas o barras futboleras”.
Más formación para las familias = menos maltrato infantil

Ante este preocupante panorama, Ángela Rosales recordó que tanto el Estado, como la familia y la sociedad son actores corresponsables en la protección de la niñez colombiana. “Somos todos los miembros de la sociedad quienes debemos procurar la protección integral de los niños, niñas y adolescentes. Si protegemos a los niños y niñas, y prevenimos situaciones de maltrato, estamos evitando que en el corto y largo plazo se repitan conductas agresivas. Es una actitud que debemos asumir, no solo con los niños y niñas cercanos a nosotros, sino con todos. Hoy contamos con medios para hacer estas denuncias y acudir a ayuda, por ejemplo a través de la línea 01 8000 91 8080 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar”.

La filosofía de Aldeas Infantiles SOS, de acuerdo con Ángela Rosales, se basa en la educación, fortalecimiento y acompañamiento de las familias y comunidades, desde un enfoque de derechos de la niñez. De la misma manera, Rosales advirtió que “para cambiar esos patrones de violencia que nos han caracterizado por años, es necesario promover políticas públicas de apoyo a las familias para fortalecerlas como entornos protectores para los niños y las niñas, y promocionar en las comunidades su rol de agente corresponsable en la garantía de derechos de la infancia y la adolescencia”.

La Directora de la organización agregó que también es necesario fortalecer el sistema de justicia, priorizando los casos que involucren la violación de los derechos de la infancia y la adolescencia, para lograr respuestas oportunas y adecuadas, evitando situaciones de impunidad, revictimización de los niños y las niñas, y falta de credibilidad en el sistema mismo. “Debemos desarrollar acciones concretas para que todos los niños y niñas puedan crecer con sus padres, con sus hermanos, con sus primos, de manera que sus propias familias sean entornos protectores para ellos y ellas. En la familia es en el primer lugar en donde debemos garantizar ambientes de amor, respeto y seguridad”

Fuentes de información:

Ángela Rosales
Directora Nacional de Aldeas Infantiles S.O.S.

Carlos Eduardo Mendoza Abogado penalista. Ex Viceministro de Trabajo.
Raúl Insuasty Jefe de Prensa del INMLCF

Forensis, datos para la vida. (Datos oficiales sobre la violencia en Colombia -2010). Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF).

Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2010 (ENDS - 2010). Profamilia.