Un sitio en donde los sueños se hacen realidad.
Historias SOS – 13. agosto 2013

Un sitio en donde los sueños se hacen realidad.

Francia Gabriela tiene 13 años actualmente. Antes de llegar a Aldeas Infantiles SOS tuvo que pasar por varias situaciones que pusieron su vida y la de sus dos hermanos mayores en peligro, a pesar de ser muy pequeña, aún recuerda algunas anécdotas particulares.

Desde bebé, su abuela materna estuvo a cargo de cuidarlos porque su mamá biológica no podía hacerse cargo de ellos. Sus hermanos y ella, tuvieron que pasar por momentos de mucha incertidumbre y sobrevivir a una realidad económica que no favorecía su sano desarrollo y crecimiento.

Dentro de las cosas que recuerda, Francia cuenta que su abuela en ese momento vivía con su pareja y cuando ambos salían a trabajar, ella se quedaba con sus dos hermanos. Eran ellos quienes la cuidaban, bañaban, le daban el biberón, jugaban con ella y siempre estaban pendientes de protegerla; apenas le llevan unos años de diferencia en edad, pero en ese tiempo, hacían las veces de mamá y papá.

A pesar de ver poco a su mamá, sintió un gran dolor cuando no volvió a visitarlos; y las cosas empeoraron cuando su abuela enfermó y tuvo que ser internada en un hospital. Sus hermanos y ella se quedaron solos en la casa por mucho tiempo, saliendo a recorrer las calles del barrio cada día para buscar algo de comer. Una vecina les daba comida porque conocía la situación de la abuela, sin embargo al ver que los días pasaban y no había solución a sus problemas, ella decidió buscar ayuda con la autoridad competente.

Francia y sus hermanos iniciaron en ese momento un proceso de restablecimiento de Derechos un poco dramático, dado que los llevaron primero a instituciones de protección del Sistema Nacional de Bienestar Familiar de la ciudad de Cali y fueron separados.


Francia Gabriela

El cambio que logró Aldeas.

A pesar de los problemas que atravesaron separados, en el año 2009 llegó una noticia muy alentadora que les cambiaría la vida: llegarían a vivir con una Familia SOS de la Aldea Infantil SOS de Cali; aunque en ese momento no sabía bien que significaba eso, lo más importante para ella fue escuchar que volvería a vivir con sus hermanos biológicos y que podría finalmente crecer junto a ellos.

Su llegada a la Aldea Infantil SOS fue muy feliz porque volvió a ver a sus hermanos después de meses de ausencia, ese día los abrazó y no quiso soltarlos jamás; a partir de ese momento han vivido con una Mamá SOS que les brinda mucho amor y cuidado.
Vivir en la Aldea Infantil SOS ha significado para ella poder tener una familia verdadera, que no sólo la protege sino que le brinda todo el cariño que necesitaba. Francia considera que la Mamá SOS es su verdadera mamá, así la llama y así la presenta con sus amigos; para ella es una mamá perfecta porque le ha brindado mucho amor, confianza y protección. 

Siente que la Aldea Infantil SOS es un lugar seguro y protector, que le genera una sensación de cuidado y libertad, cosas que a su corta edad sabe que son primordiales para que los niños y niñas estén bien. Francia ha podido conocer otros niños, niñas y jóvenes con los cuales compartir momentos felices, pero lo más importante es que ahora vive en un hogar en el que tiene una buena educación, alimentación, recreación y bienestar emocional; se siente querida y apoyada, en sus propias palabras está en ‘un sitio en donde los sueños se hacen realidad y se recupera la esperanza’.
Dentro de los logros de Francia, se encuentra ser una de las mejores estudiantes en el Colegio Incolballet, algo que la llena de mucho orgullo y felicidad, porque es el primer paso hacia el mayor sueño que ha tenido y que hará realidad: ser una bailarina de ballet profesional y ser reconocida en todo el mundo por sus excelentes presentaciones.

Aldeas Infantiles SOS le ha permitido luchar por ese sueño, teniendo en cuenta sus deseos y metas al tomar decisiones sobre el colegio en el que debe estudiar para potenciar sus competencias y aptitudes. Ella retribuye esta labor siendo una niña destacada en todas sus actividades, disfrutando de sus clases favoritas: danza, música, ciencias naturales y ciencias sociales; y compartiendo el tiempo libre con su Mamá SOS, sus hermanos y sus amigos de la Aldea Infantil SOS.

Hoy Francia brilla por su felicidad. Siente que es posible sentirse así gracias al cuidado de su Mamá SOS, que también está al lado de sus dos hermanos ayudándolos a vivir con responsabilidades de acuerdo a sus edades, rodeados de mucho amor y cuidados, conviviendo en la misma familia y apoyados por todo el equipo de Aldeas Infantiles SOS Cali.