La recreación como derecho fundamental de los niños y las niñas
Infancia feliz – 30. julio 2017

La recreación como derecho fundamental de los niños y las niñas

En Colombia, el derecho a la recreación es reconocido como un derecho fundamental para nosotros los niños, las niñas y los adolescentes, precisamente por la importancia que tiene para nuestro desarrollo físico y psicológico, pero también porque a través de los espacios lúdicos se nos pueden llegar a proteger los demás derechos.

La recreación como derecho fundamental de los niños y las niñas

Para Yatzary Mayo, de 13 años en Quibdó, Chocó, “ayudar a los niños a que se recreen permite que no estén metidos en cosas malas como la droga. Esta es una manera para lograr un país en paz”, afirma nuestra entrevistada en Quibdó Yatzary.

Es importante que los adultos entiendan que la recreación permite que los niños desarrollemos nuestra capacidad intelectual y recreativa, todos los menores de edad tenemos derecho a recrearnos porque es la manera en que podemos compartir con otras personas y así salir de nuestras actividades rutinarias. “Garantizando el derecho al juego de los niños y las niñas puede alcanzarse la paz porque así creceremos bien y saludablemente”, reflexiona frente al tema Yamerly Mosquera, de 10 años en Quibdó.

De acuerdo con Lilia Orbes, directora de Aldeas Infantiles SOS en Ipiales, Nariño, a quien entrevistamos, “el juego es importante en la niñez porque desarrolla su capacidad. A través del juego exploran, aprenden a ser sociables, por esta razón es importante que los niños y niñas en los espacios en los que interactúan tengan momentos para jugar, para recrearse, para participar y para aprender del otro”.

El juego, como un derecho fundamental, permite también que las personas se conozcan e integren como miembros de una familia. A través de espacios lúdicos, es decir, aquellos lugares destinados para que juguemos, los padres pueden enseñarnos valores, principios, habilidades, incluso asuntos como la capacidad de ganar o perder, además podemos aprender a sobreponernos ante cualquier circunstancia.

“Garantizando y respetando los derechos logramos que Colombia pueda avanzar hacia un país en paz. Mientras un niño juegue todas las personas seremos más felices”, opina Santiago Huertas, de 15 años en Ipiales.

Por su parte, Óscar Mora, de 16 años asegura que, “el juego y la recreación es un derecho muy importante para completar bien nuestra etapa de la niñez y la adolescencia. Además, a través de él pueden llegar a identificarse y prevenirse situaciones de abuso o violencia que puedan vulnerar los derechos de los niños y las niñas”.

El juego es importante para los niños… y ¿por qué no para los adultos?

“Jugando junto a mi familia me siento más protegida”, asegura Erika Caicedo, 15 años, en Ipiales. Las ocupaciones y obligaciones que diariamente tienen los padres de familia se convierten en ocasiones en obstáculos para que puedan compartir momentos recreativos con nosotros. En algunos casos muchos padres o madres consideran que no es relevante jugar juntos y desconocen que esos instantes pueden convertirse en espacios para educarnos.

“Los papas deben aprovechar el interés que tienen los niños en el juego para aprender a compartir con ellos, a conocer qué les gusta y a saber los miedos y las preocupaciones que pueden llegar a tener. A veces los padres por cansancio o por falta de tiempo no participan de estas actividades. Es necesario que juguemos con ellos y que nos dejemos enseñar”, asegura Ángela Rosales directora de Aldeas Infantiles SOS.

A su vez, Ximena Norato, directora de la Agencia Pandi, considera que “una estrategia que pueden hacer las familias para empezar a generar hábitos de recreación en los hogares, es recordar y practicar los juegos que los padres creaban, o inventaban cuando eran pequeños. Por ejemplo, jugar a las orquestas con las baterías de cocina, al doctor, las muñecas, canicas, a la escuela, entre otras. Esto sin duda permitirá afianzar los vínculos familiares, e incluso develará como perciben los niños a sus maestros y a los mismos padres durante la imitación lúdica”.

El Estado, la sociedad y la familia deben apoyar y promover que el derecho a la recreación no se nos sea vulnerado, generando campañas de ayuda y consciencia en el país.

“Invitamos a todos los padres o adultos responsables a que compartan con sus hijos, a que creen espacios de recreación y juego para así afianzar vínculos con ellos y hacer de sus hijos niños más felices”, concluye Karen Castillo, de 16 años, desde Ipiales, Nariño.

* Este informe lo escribieron los reporteros ciudadanos en la ciudad de Ipiales (Nariño) - Érika del Pilar Caicedo, 15 años - María Fernanda Rodríguez, 16 años - María del Carmen Quistanchala, 14 años - Karen Castillo, 16 años - Óscar Jiménez, 15 años - Óscar Mora, 16 años - Jhon Bayron Toro, 16 años - Santiago Huertas, 15 años

De la mano de la ley…por la niñez colombiana.

Los niños, las niñas y los adolescentes de la ciudad de Ipiales quisieron hacer su propio análisis y brindar su opinión frente al marco legislativo que en Colombia les garantiza el derecho al juego y a la recreación. A continuación, ellos exponen sus ideas.

De acuerdo con el Código de la Infancia y la Adolescencia: Artículo 17. Derecho a la vida y a la calidad de vida y a un ambiente sano. Los niños, las niñas y los adolescentes tienen derecho a la vida, a una buena calidad de vida y a un ambiente sano en condiciones de dignidad y al goce de todos sus derechos de forma prevalente.

La niñez opina: “los niños tienen derecho a la vida. Los menores de edad deben contar con las cosas necesarias para vivir bien. Deben crecer en un ambiente donde no haya violencia y que no perjudique su salud y desarrollo”.

Artículo 30. Derecho a la recreación, participación en la vida cultural y en las artes. Los niños, las niñas y los adolescentes tienen derecho al descanso, al esparcimiento, al juego y demás actividades recreativas propias de su ciclo vital y a participar en la vida cultural y las artes.

La niñez opina: “todo niño debe recibir apoyo total o las bases necesarias para participar en los diferentes eventos culturales y recreativos que estén abiertos para ellos”.

Artículo 39. Inciso 13. Obligaciones de la familia. Brindarles las condiciones necesarias para la recreación y la participación en actividades deportivas y culturales de su interés.

La niñez opina: “las familias deben darle el apoyo y los materiales a los niños y a las niñas para desarrollar diferentes actividades en la medida de sus posibilidades. También deben brindarles amor y buen trato”.

Tomado de: diariodehuila.com