?‘’Una sociedad en la que todos los niños puedan vivir con dignidad’’
Vivir con dignidad – octubre 26 2016

?‘’Una sociedad en la que todos los niños puedan vivir con dignidad’’

Aldeas Infantiles SOS recibió el 21 de octubre en el Teatro Campoamor, en Oviedo, España, el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016. Siddhartha Kaul, presidente internacional y Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS España, fueron los encargados de recoger el galardón, acompañados por María José González, madre SOS de la organización desde hace más de 17 años; y Raquel López, una joven de 26 años que creció en una de nuestras Aldeas en España.



En la ceremonia el Rey Felipe VI y la Reina Letizia entregaron el premio Princesa de Asturias de la Concordia a Aldeas Infantiles SOS, en su discurso el rey manifestó: “La humanidad no estará completamente segura hasta que no entienda que es una absoluta prioridad la protección, cuidado y educación para los niños y niñas. Aldeas Infantiles SOS nos recuerda esto todos los días a través de su trabajo desinteresado, incansable y dedicado”.



El presidente de la ONG en España ha asegurado que “este reconocimiento sitúa a la infancia en un lugar protagonista y nos da la oportunidad de sensibilizar a la sociedad sobre la situación de vulnerabilidad por la que atraviesan miles de niños en España y en el mundo”.

“Aprovechémoslo para alzar la voz y reclamar el bienestar que los niños se merecen, para demandar una sociedad en la que todos los niños puedan vivir con dignidad. Comprometámonos con la infancia y demostremos a nuestros niños que cumpliremos con nuestra promesa de dejarles un mundo mejor. Se lo merecen”, recalcó.

Conoce a quienes representaron nuestra organización.

"Hay niños que no tienen quien les proteja. No nos olvidemos. Alguien tiene que levantarse y luchar por ellos. Eso es lo que hacemos", Siddhartha Kaul, presidente internacional.

Conoció su primera Aldea con 10 años cuando su padre fue nombrado responsable de la organización en la India. Allí vivió, y su relación con niños, madres SOS y educadores llegó a ser tan especial que todavía hoy lo llaman "Bhaiya" (hermano).



 

"Este premio es de nuestros niños, ellos son un ejemplo de fortaleza y superación".

Una vida dedicada a la infancia vulnerable. Pedro Puig llegó en 1991 a la Aldea de Cuenca como director, para él, la etapa más enriquecedora y emocionante de su vida: "vi como muchos niños crecían mientras superaban sus dificultades. Les admiré". En 2002 asumió la dirección general y fue en 2012 cuando pasó a ser presidente: "Mi mayor ilusión es dirigir y multiplicar los esfuerzos, el potencial de la organización, para lograr atender a más niños y de la mejor manera posible. Se merecen una infancia feliz".


 

"Para mi es importante que sepan que siempre voy a estar ahí".

María José también estuvo en el Teatro Campoamor recogiendo el premio en representación de todas esas personas que han dedicado y dedican su vida a cuidar y educar a los niños. Lleva 17 años en Aldeas, 6 de ellos como educadora y los últimos 11 dedicada en cuerpo y alma a cuidar de 13 niños como madre SOS. Algunos de ellos ya se han independizado pero el contacto no se pierde "son mi familia, mis hijos".


"Recuerdo mi infancia feliz, protegida y con mucha seguridad".

Ella es Raquel, entró en la Aldea de Tenerife con 6 años y allí se llevó la mejor de las sorpresas: reencontrarse con su hermana. Han pasado 20 años desde entonces. Ha estudiado, trabaja, es alegre, vital y optimista.