​Cuando el río crece, emergencia en Chocó
emergencia en Chocó – 9. diciembre 2016

​Cuando el río crece emergencia en Chocó

Los días  en los municipios de Chocó, transitan entre la música, la pesca y el cálido sol; en ocasiones cuando los nativos levantan su rostro y ven las nubes grises, sienten que no brisa y que aparecen las plagas,  saben con exactitud que la lluvia está próxima y que al caer, el río subirá  porque lloverá durante varias horas, incluso noches enteras.

Cuando amanece, las consecuencias de este ‘’palo de agua’’ son graves, pues el río Atrato, seguido del río San Juan, crecen y a su paso arrasan con criaderos de animales, casas, familias, y cultivos, ocasionando escasez  de alimentos y de ingresos, siendo las mujeres y los niños los principales afectados.

Estos ríos sirven como trayectos fluviales, y en estas circunstancias hacinan a las familias y se convierte en el obstáculo para acceder a las escuelas, hospitales y mercados. Transitar por estas aguas ‘’bravas’’ aumenta los riesgos de salud y seguridad de toda la población. 

Aldeas Infantiles SOS Colombia trabaja para que todos los niños y niñas crezcan en ambientes familiares, seguros y protectores, por eso llegamos a zonas como Chocó, donde podemos brindar apoyo y ser la base para el desarrollo de sus comunidades.





Durante este año estamos atendiendo la situación de emergencia en esta zona en asocio con la Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) y la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en los cuales  ofrecemos acompañamiento a las comunidades cercanas al río Atrato, como Dipurdú, afectadas por las súbitas del río San Juan.

A través de encuentros, visitas y talleres las personas que participan en nuestras actividades han logrado identificar riesgos, alertas de amenaza y comprender las vulnerabilidades de su comunidad, para saber actuar a tiempo y así mitigar los impactos que ocasionan los desastres naturales.

De igual forma hacemos entrega de kits de emergencia con alimentos, elementos de aseo, redes para atrapar serpientes y frazadas, y para las familias afectadas por las inundaciones se entregan soluciones de agua, albergue, kits de hogar, colchones, filtros de agua. Todo esto incluye un acompañamiento psicosocial, formación en derechos, prevención del embarazo adolescente y VIH.

Como resultado, se han conformado varios Comités Barriales con el fin de multiplicar la información y articular acciones a nivel local que apoyan al plan municipal de Gestión de Riesgos.

De esta manera, cuando el río vuelva a crecer las familias estarán mejor preparadas para recibir esta visita inesperada.