Una visita que nos demuestra que la solidaridad no tiene edad
Solidaridad – 5. febrero 2016

Una visita que nos demuestra que la solidaridad no tiene edad

Capri Everitt es una niña canadiense que con tan solo 10 años le demuestra al mundo que la solidaridad no tiene edad. Bajo el proyecto: Around the world In 80 Anthems que traduce “Aldrededor del mundo en 80 himnos”, ella, y su familia recorren el mundo cantando el himno de cada país en su idioma original, con el fin de apoyar a los niños y niñas de Aldeas Infantiles SOS.

Inspirada en el libro la vuelta al mundo en 80 días, la jóven expresa: “Planemos la visita a 80 países, Colombia es el primero en suramérica,  la idea es  ayudar a la niñez que se ha visto afectada por la guerra, la pobreza, el cambio climático u otro tipo de circunstancias desafortunadas y recaudar dinero a través de la música”

La aventura inició el 20 de noviembre del 2015 en Ottawa, Canadá, con la celebración del Día Universal del Niño, donde además de cantar el himno, Capri fue proclamada como la Embajadora más joven de la organización.

Su próximo objetivo será cantar los himnos de Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Uruguay para sensibilizar al mundo en contra de la indiferencia y recolectar la mayor cantidad de dinero.