Una historia muy dulce
MesDelPadre – 6. junio 2018

Una historia muy dulce

 

Mi nombre es Felipe y hace un año mi familia estaba conformada por mi esposa, Camilo su hijo de 10 años y yo. Un día llegó una nueva integrante a la familia, Dulce María de 2 años la sobrina de mi esposa. Cuando la vimos por primera vez, ella estiró lo brazos para que la cargáramos y desde ese instante cautivó nuestro corazón, fue así como supimos que nuestra vida había cambiado para siempre. 

Mi cuñado era el papá de Dulce, pero falleció y ella quedó al cuidado de una familia sustituta, entonces Aldeas Infantiles comenzó a buscar otros familiares de la niña hasta que nos encontró y nos propuso cuidarla. Para nosotros fue una gran alegría y durante este proceso Aldeas nos ha acompañado todo el tiempo invitándonos a participar en los encuentros y talleres para que juntos construyamos un hogar amoroso para ella.

Ahora vivimos juntos, viajamos en familia, Dulce corre por toda la casa con su perrito y tiene una habitación llena de juguetes, es feliz y nosotros la amamos. 

Ella se ha convertido en mi hija y lo mejor de todo, es que hace unos cuantos días me dijo lo más asombroso que he escuchado jamás, me llamó ‘papá´.

/* pageName= Una historia muy dulce pagePrefix= breadCrumb=Noticias / 2018 / Una historia muy dulce mainDomain=daisy10-co-es-prod.sos-kd.org langIdentifier=CO,es */